HOMENAJE AL CENTENARIO DE LA GRAN REVOLUCIÓN SOCIALISTA DE OCTUBRE

 

Acto central CGTP-FSM, 7 de noviembre 2017.


Por Valentín Pacho

Vicepresidente de la Federación Sindical Mundial FSM

 

Compañero Gerónimo López ; Secretario General y miembros de la dirección de la CGTP

Camarada Flor de María Gonzales Secretaria General del PCP

Honorables invitadas e invitados

Compañeras y compañeros.

 

En representación de la Federación Sindical Mundial FSM, expreso saludos revolucionarios y reconocimiento a la CGTP por haber asumido los acuerdos programados por la FSM en homenaje a los 100 años del triunfo de la gran Revolución Socialista de Octubre, eventos que se vienen realizando en todos los países del mundo en donde hay organizaciones sindicales afiliados a la FSM, que representa al sindicalismo de clase que no ha renunciado a luchar por ese otro mundo de bienestar para la clase trabajadora; el socialismo.

 

En un contexto internacional de bombardeo ideológico y odio anti comunista, contra las fuerzas  progresistas y agresión sistemática a la clase trabajadora por parte del capitalismo neoliberal; nos reunimos en este acto solemne,  para rendir tributo  a los 100 años del triunfo de la gran  Revolución de Octubre, que se forjó bajo la guía de la teoría revolucionaria de  Carlos Marx y Federico Engels, expresada en el Manifiesto Comunista publicada en 1847 y en las obras escritas por ambos revolucionarios.  Los principales protagonistas  de esa revolución fueron la clase obrera y el campesinado de Rusia, organizados  en el Partido Bolchevique bajo la conducción de Vladimir Ilich Ulianov el genial Lenin, esa revolución no fue espontánea ni desfogue de una masa indignada, fue preparada y organizada.

 

 El primer campanazo de revolución socialista fue en 1871 en el que la clase obrera y el pueblo en París tomaron por asalto el cielo, dando nacimiento a la Comuna de París, temprano ensayo de construcción de una nueva sociedad y un nuevo estado, aunque fue de corta duración un poco más de un mes. Por su audacia los comuneros fueron reprimidos con crueldad sin límite por las fuerzas represivas del capitalismo francés. Pero la semilla de la Comuna, habría de germinar en el otro umbral (en la Rusia zarista), regada con la sangre de miles de sus actores.

 

 En 1917, en un día como hoy 7 de noviembre, los obreros, soldados y campesinos volvieron por la ruta de los comuneros de Paris en Rusia, el país más extenso del planeta, no solo retomaron el cielo por asalto sino que construirían una nueva sociedad, poniendo fin a siglos de cruel absolutismo, atraso y pobreza para las grandes mayorías y privilegios para la clase dominante. El triunfo de esa revolución fue el acontecimiento más impactante del siglo XX, fue el misil que removió los cimientos del capitalismo. Esa revolución cambio el curso de la historia; pero, también, sacudió la conciencia de vastos sectores de la clase obrera, campesinos, intelectuales, jóvenes, mujeres y poblaciones del planeta.

 

Fue un salto sin precedentes en el inmenso territorio del imperio ruso, dominado por los zares con mayor predominancia feudal, con industria incipiente, con una clase obrera y campesinado empobrecida y con alto porcentaje de analfabetismo, un país atrasado en comparación de las naciones europeas como Inglaterra, Alemania, Francia y otras, se vio de pronto ante una nueva alternativa de gobierno de los Soviets comandada por el Partido Bolchevique conducida por el Gran Lenin.

 

Pero los países capitalistas de Europa al enterarse del triunfo de la revolución Bolchevique, agredieron militarmente para derrotar a la revolución y recuperar el poder del zar,  promovieron cruenta  guerra civil, pero fueron derrotados por la clase obrera y campesinos organizados en la Guardia Roja que en el futuro se convertiría en el glorioso Ejército Rojo para defender el socialismo.

A partir del triunfo de la Revolución Bolchevique la humanidad supo que es posible construir el socialismo como, igualmente, derrumbar al capitalismo. Desde entonces en todas naciones del planeta millones de obreros, campesinos, generaciones de lo mejor de la juventud e intelectuales de pensamiento progresista,  se sintieron orgullosos de ser militantes comunistas, libraron heroicas luchas en todos los continentes, soportaron con heroísmo las represiones, persecuciones, crueles torturas, encarcelamientos, insignes militantes comunistas y revolucionarios fueron asesinados; ofrendaron sus vidas y su sangre en esta lucha revolucionaria, en todas las naciones del planeta anhelando ese otro mundo; el socialismo.

 A partir del triunfo de la Revolución de Octubre, los  Soviets en el poder  dieron  inicio a la construcción del socialismo en Rusia, unificó a las nacionalidades y etnias convirtiendo  en la Unión de las Repúblicas Socialistas Soviéticas URSS que sería conocido en el mundo como la  Unión Soviética , temida por el imperialismo, acabó con el analfabetismo, sentó las bases de una sociedad igualitaria y de progreso, transformando a la sociedad más atrasada de Europa del Este para convertirla  en una potencia industrial, tecnológica, científica y militar.

 

 Con la Revolución de Octubre, para los obreros se abriría una nueva etapa en la historia de la humanidad, garantía para los movimientos de liberación nacional del Tercer Mundo en su lucha contra el colonialismo, así como los procesos de descolonización en África contaron con la solidaridad resuelta de la Unión Soviética, pues el socialismo en construcción puso en práctica la solidaridad internacionalista

 

El Partido Bolchevique pasó a denominarse en Partido Comunista de la Unión Soviética PCUS, se encargaría de defender, consolidar y desarrollar la línea leninista de construcción socialista, mediante la planificación; fue posible impulsar la industria pesada, la aplicación exitosa de sus planes quinquenales. Habiendo empezado de cero, construyeron enormes complejos industriales y con alta prioridad a las fábricas de tractores para el desarrollo de la agricultura y así asegurar la alimentación del pueblo.

 

La revolución socialista, por lo mismo, creaba un nuevo tipo de economía en la que los medios de producción ya no eran de propiedad privada de una minoría. Los recursos económicos ya no fluían en beneficio de la ganancia privada, sino que empezaban a satisfacer las necesidades e intereses fundamentales de las poblaciones. Las fábricas reorganizaron sus procesos productivos como resultado de las deliberaciones de obreros y de manera general, muchos se ofrecían como voluntarios para trabajar en la construcción de ferrocarriles de zonas alejadas. Por primera vez hubo una planificación socialista de la economía en consonancia con las necesidades vitales del pueblo. La Unión Soviética elevó las condiciones de vida de sus ciudadanos.

 

Bajo el liderazgo de Lenin   elevó la teoría y la práctica hacia una etapa completamente nueva en el devenir del movimiento comunista y señaló el camino hacia la Dictadura del Proletariado como nueva forma de Estado. Lenin demostró que se vive la fase imperialista del capitalismo caracterizado por la división del mundo entre un puñado de potencias imperialistas y una gran mayoría de naciones y pueblos oprimidos, además concluyó que el imperialismo periódicamente se irá a la guerra para repartirse el mundo por los mercados, por ello describió la época en que vivimos como la época imperialista y de la revolución proletaria.

 

Lenin nos legó el instrumento para el desarrollo de la revolución; el Partido Comunista. Sin un partido comunista es imposible la revolución, sin esta vanguardia o destacamento que cumpla ese papel no se puede ni pensar en el socialismo. Lenin y la Revolución de Octubre enseñan que tomar el poder por los trabajadores no es hacerse cargo del viejo estado burgués para adminístralo, remodelarlo o “democratizarlo” sino para destruirlo, sustituyendo su estructura por un Estado nuevo, remplazando la dictadura de la clase burguesa capitalista, por la dictadura de proletariado, como un nuevo tipo de estado que incorpore a las masas en la construcción del socialismo.

 

La Revolución de Octubre enseña, que para lograr la revolución socialista se debe luchar implacablemente contra el reformismo que maquilla el sistema capitalista. Lenin dio gran batalla ideológica contra diversas corrientes y sectas que trataron de quitar la vitalidad revolucionaria al marxismo. Se enfrentó contra la Segunda Internacional desenmascarando a la Socialdemocracia por reformista y pro burguesa, fundando una nueva Internacional, la Internacional Comunista.

 

GUERRA IMPERIALISTA CONTRA LA URSS

 

Ya en la década del 40 la Unión Soviética era una nación en pleno desarrollo y  por ende objeto de  la campaña internacional de las fuerzas reaccionarios  de los países capitalistas  de Europa y del imperialismo norteamericano, avalaron el avance del nazismo en Alemania convirtiéndolo en una potencia bélica  y propiciaron la Segunda Guerra Mundial que fue promovida por los círculos imperialistas más reaccionarios y revanchistas de Alemania en pugna por el mercado internacional, y  el otro objetivo liquidar a la Unión Soviética y se consumó  con la invasión militar de las fuerzas nazistas hitlerianas el 22 de junio de 1941 a dicha invasión lo denominaron “Operación Barbarroja”, cometieron  crueles genocidios contra el pueblo soviético y  masiva destrucción material.

Pero la Revolución de Octubre demostró al mundo el coraje y la unidad del pueblo soviético para enfrentar no solo al fascismo alemán y al imperialismo occidental. El Ejército Rojo entregó la sangre de sus combatientes en heroica gesta para defender la revolución proletaria y defender al mundo de la locura nazi. En encarnecidas batallas como la de Moscú, Kursk, la resistencia de Leningrado, los nazi fascistas  fueron derrotados, definiéndose en la Batalla de Stalingrado en el que los nazis mordieron el polvo de la derrota, hasta que finalmente  el 9 de Mayo de 1945, el Ejército Rojo victorioso  ingresara a Berlín y clavara la roja bandera con la hoz  y el martillo de la clase obrera en la cúpula del Reichstag bastión del  nazismo, para anunciar al mundo que la Segunda Guerra Mundial había llegado a su fin.

 

Por tanto los grandes protagonistas de la victoria sobre el poderoso ejército nazi fascista alemán denominada La Gran Guerra Patria fueron, el Ejército Rojo, los pueblos de la Unión Soviética, bajo la orientación del Partido Comunista de la URSS creado por Lenin y comandado por Stalin. Esa es la verdad histórica que los pueblos del planeta no olvidarán jamás.

 

Hoy, los sectores reaccionarios y la prensa mediática principalmente de la Unión Europea y de Estados unidos distorsionan descaradamente la historia en su intento de desconocer la participación decisiva de la Unión Soviética en la derrota del nazi fascismo, en esta contienda, perdieron la vida más de 25 millones de lo mejor del pueblo soviético.

 

Después de la Segunda Guerra Mundial la Unión Soviética tuvo que reiniciar la reconstrucción de su infraestructura sobre los escombros de la guerra y continuar la construcción del socialismo,  impulsó la educación de calidad y la industrialización del país, con grandes avances científicos, la Unión Soviética dio los primeros en la conquista del espacio; Yuri Gagarin y Valentina Tereskova los pioneros del viaje al espacio, la URSS tuvo que verse obligado a desarrollar el poderío de las armas bélicas para contrarrestar  la constante amenaza del imperialismo encabezado por EE.UU. La Unión Soviética después de la Segunda Guerra Mundial se convirtió en la gran potencia mundial.

 

Compañeros y compañeras Sin la Revolución de Octubre hubiera sido imposible el triunfo de la Revolución Cubana, la victoria de Vietnam sobre el invasor yanki o la independencia de Angola, Guinea y Mozambique del colonialismo portugués. Estos hechos históricos suelen ser escondidos por la reacción imperialista o distorsionados por revolucionarios de nuevo cuño quienes creen que la historia comienza con ellos. Ejemplo de ello es la liberación de Sudáfrica del Apartheid a la que pintan como una concesión o conciliación y no como producto de la lucha del Congreso Nacional Africano, dirigido por Nelson Mandela que se formó en el partido comunista y contó con el apoyo solidario y efectivo de la Revolución Cubana y la Unión Soviética.

 

INTERRUPCION DE LA CONSTRUCCION DEL SOCIALISMO

 

Pero la construcción del socialismo duró siete décadas. Con el desmoronamiento de la Unión Soviética en 1991 la construcción del socialismo quedó interrumpida pero no se acabó el mundo. En ese contexto se impusieron como un tsunami las dictaduras neoliberales en todos los países arrasaron con los derechos y conquistas de los trabajadores y de paso golpear a los sindicatos, los recursos y patrimonios del Tercer Mundo fueron entregados a las corporaciones transnacionales, los gobiernos nacionales convertidos en simples secretarios obedientes a las transnacionales, el imperialismo se consideró la única súper potencia y dueño del mundo, impuso el Nuevo Orden Económico Mundial.

 

Los ideólogos de la derecha neoliberal, el imperialismo y oportunistas de toda calaña dieron rienda suelta a su júbilo por el colapso de la Unión Soviética, desarrollando una feroz campaña anticomunista para que no se vuelva hablar más de socialismo ni comunismo, a los comunistas los pusieron en el banquillo de los acusados para convencerlos de que estaban equivocados o engañados. En muchos casos lo consiguieron, a otros los pusieron en el dilema hamletiano de ser o no ser comunistas y otros que se decían de izquierda pasaron a ser el grupo de los arrepentidos y otros se convirtieron en independientes.

 

Compañeras y compañeros el derrumbe de la Unión Soviética fue un duro golpe y una tragedia para la humanidad, generó desconcierto, pero no es el fin del mundo, porque hay, contingente de luchadores sociales y revolucionarios que han decidido resistir, hay un movimiento sindical de clase como la Federación Sindical Mundial con sus afiliados en todos los continentes, así como la CGTP en el Perú que luchan contra la dictadura del capitalismo neoliberal, contra la derecha, gobiernos neoliberales y corruptos y se enfrentan a la prepotencia imperialista.

 

 Las fuerzas de las izquierdas, aunque satanizadas hacen esfuerzos por unir, pero en otros países como en el Perú están divididas y recurriendo a Lenin cabe preguntar ¿QUE HACER?? La respuesta tiene que dar esos partidos protagonistas de la división. Por parte de la Federación Sindical Mundial mantiene su llamado a la consolidación de frentes únicos en cada país, tal como la hace la CGTP para luchar por cambios de estructura, contra el capitalismo neoliberal, pero no para maquillar el actual modelo.

Compañeras y compañeros NO perdamos la esperanza; la lucha por una causa justa tiene victorias y derrotas, avances y retrocesos, pero finalmente vencerá, hay ejemplos que la historia nos demuestra; la lucha contra la esclavitud duró varios siglos hubo avances y retrocesos, finalmente fue abolida la esclavitud.  El colonialismo español en nuestra América Latina duró 3 siglos, varias batallas por su liberación fueron cruelmente reprimidas, pero finalmente los colonialistas de la monarquía española fueron expulsados, definiéndose en la batalla de Ayacucho en el que participaron patriotas, venezolanos, colombianos, ecuatorianos, argentinos, cubanos, chilenos y otros, se puso en práctica la solidaridad internacionalista con los patriotas peruanos.

La construcción del socialismo, solamente fue interrumpida, pero nos deja grandes experiencias  de aciertos y errores, nos servirá para continuar la lucha en las nuevas condiciones, pero la esperanza no llega sola, la hace realidad la lucha de las masas organizadas, con conciencia de clase, con conciencia revolucionaria, estamos inmersos en la lucha de clases, pero la lucha de clases no es pasiva, depende de la correlación de fuerzas y se obtiene con la acción combativa de la clase obrera y fuerzas progresistas revolucionarias , basados en el socialismo científico para desarrollar una estrategia revolucionaria unificada contra la estrategia del sistema capitalista para derrocarla y construir una nueva sociedad; el socialismo, si es así, el movimiento sindical de clase estará en la misma trinchera. Tenemos que estar claros, solo será posible desarrollar cambios, cuando la clase obrera junto a fuerzas progresistas tomen el poder político, pero el poder no se logrará con dialogo social sino con la lucha frontal organizada y asumir la lucha ideológica.

Por tanto, la conmemoración del Centenario de la Revolución de Octubre sea motivo de reflexiones, valorar  los  grandes aportes de esa revolución, las experiencias y aportes de la construcción del socialismo en la URSS y campo socialista, así como las deficiencias y errores pero con un análisis crítico y autocrítico constructivo, sobre  el rol  que desempeñó la contrarrevolución de afuera y la contrarrevolución de adentro, el rol nefasto de la CIA  instrumento  poderoso del imperialismo norteamericano en la desestabilización del campo socialista. No debemos olvidar que la CIA fue el principal promotor de la división de la Federación Sindical Mundial en 1949.

 

 La experiencia de la Revolución de Octubre y la construcción del socialismo nos enseñan que el enemigo no duerme un solo segundo. Por tanto no debemos darle tregua ni un segundo.

 

La Revolución de Octubre enseñó lo grandioso del internacionalismo proletario y seguirá siendo el arma poderosa de la clase obrera y de los revolucionarios

 La grandiosa Revolución de Octubre siempre será inspiración y ejemplo para la clase obrera y los oprimidos del mundo.

 

VIVA EL CENTENARIO DE LA GRANA REVOLUCIÓN DE OCTUBRE

VIVA EL INTENACIONALISMO PROLETARIO

 

Véasae también: 

https://es.scribd.com/document/371295858/100-Anos-de-La-Revolucion-de-Octubre-Intervencion-de-Valentin-Pacho-Vice-Presidente-de-la-Federacion-Sindical-Mundial-1

 

.

 

 

Go to Top
Template by JoomlaShine