Por Mario Huamán Rivera,

SG FTCCP y Presidente CGTP

Hay fuertes rumores de que los días de PPK estarían contados. Al parecer, los grupos de poder económico y sus representantes políticos consideran una necesidad la renuncia por razones de salud del presidente y su reemplazo con el vicepresidente Martín Vizcarra. Así buscan resolver la crisis de gobernabilidad, pero esta salida no resuelve realmente los graves problemas económicos y sociales del país.

La situación es mucho más grave por los continuos errores que comete el actual mandatario en su esfuerzo por quedarse en el sillón presidencial. Primero el bochornoso espectáculo que da al invitar y luego retirar la invitación al presidente Maduro a la VIII Cumbre de las Américas, para complacer al Gobierno estadounidense.

Esta semana PPK anuncia que se “va a discutir” un incremento de la Remuneración Mínima Legal creando expectativas en los sectores laborales y alarma en la derecha empresarial. Pero se trata básicamente de una cortina de humo.

Finalmente, sectores cercanos al presidente insisten con la amenaza de que la renuncia o vacancia presidencial incluye la renuncia de los dos vicepresidentes y, por ende, asumiría el Ejecutivo, un representante de la mayoría fujimorista.

Lo que hay que señalar claramente es que existen bastantes indicios que señalan responsabilidad política y probablemente penal en las acciones de PPK cuando era funcionario del Estado. Por eso es que debe abandonar el Poder Ejecutivo.

La crisis política es grave y amenaza con deteriorar aún más la situación económica. La prometida reactivación no aparece y más bien los conflictos sociales y laborales se incrementan. Los trabajadores, el pueblo organizado y las fuerzas democráticas en el Congreso deben impedir una salida negociada que mantendría la impunidad a los principales acusados de corrupción como son Keiko Fujimori, Alan García, Toledo y el propio PPK.

Para lograr una verdadera reactivación económica debemos superar la crisis política. Y esto solamente se logrará si insistimos en la convocatoria de nuevas elecciones generales y nueva Constitución.

Finalmente, la posición del denominado Grupo de Lima integrado por 12 miembros de los 35 que integran la Cumbre de las Américas, para impedir la presencia de Venezuela, ha resultado un despropósito político internacional; el presidente Nicolás Maduro ha reafirmado su presencia en Lima. La Cancillería del Perú no puede ser el “toilett” de Donald Trump, una vergüenza para el pueblo peruano.

Fuente: Diario UNO, 16/02/18

Docs

Full details about template features can be found in a comprehensive documentation package available here.

Read online

Go to Top
Template by JoomlaShine