Por: Mario Huamán Rivera

SG de la FTCCP y Presidente de la CGTP

 

Las denuncias de corrupción realizadas a partir de los casos de Lava Jato, Odebrecht y el denominado Club de la Construcción, vienen marcando la pauta en la crisis del régimen político dominante. El hecho de que los principales líderes del país aparezcan como receptores de dinero mal habido o se agrupen en ‘lobbies’ para burlar las regulaciones estatales es el mejor ejemplo del fracaso de las políticas neoliberales instauradas en el país desde los años 90.

Efectivamente, hemos vivido en un único sistema de corrupción que proviene desde fines del primer gobierno aprista, luego se consolida en la dictadura fujimorista y ha continuado con todos los gobiernos, hasta la fecha.

De esta manera, la derecha política y el gran capital nacional y extranjero han manejado la economía del país. Se ha destruido la industria nacional y no hemos podido construir una industria petroquímica a partir del Gas de Camisea. Lo único que ha sostenido el crecimiento ha sido el alto precio de los minerales de la década pasada y el ‘boom’ de la construcción. Pero no es suficiente para dar trabajo con derechos e inclusión social a las grandes mayorías del país.

La derecha lobista encabezada por PPK prometió reactivar la economía en base a sus equipos de tecnócratas neoliberales, pero todos ellos han fracasado clamorosamente. Esto ha permitido al fujimorismo seguir siendo una presencia política determinante en el país. La derecha fujimorista ahora es la opción reaccionaria, conservadora y represora que busca regresar al gobierno para restaurar sus negocios turbios.

Frente a esto, el pueblo peruano y los trabajadores organizados tienen un reto por delante. Tenemos que construir la más amplia unidad, para derrotar al dominio político y económico de los ricos y corruptos. Esto supone fortalecer los procesos de diálogo y coordinación alrededor del Comando Nacional Unitario de Lucha que reúne a organizaciones sociales y políticas, como primer paso para enfrentar en las calles, los intentos de impunidad de la derecha corrupta. Pero también para derrotarlos electoralmente. Los trabajadores organizados sí creemos que es posible un gobierno del pueblo y para el pueblo, sin corrupción y con un programa verdaderamente democrático y antiimperialista, que brinde derechos, justicia y libertad.

Fuente: Diario UNO, 16/03/18

Docs

Full details about template features can be found in a comprehensive documentation package available here.

Read online

Go to Top
Template by JoomlaShine